Las obras de rehabilitación en el canal de desvío del arroyo Calzas Anchas en nuestra localidad se encuentran al 65% de su ejecución. Así se ha constatado durante la visita a los trabajos que ha realizado el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalq

uivir (CHG), Joaquín Páez y el alcalde de Utrera, José María Villalobos.

El proyecto que está ejecutando la CHG tiene como objetivo dotar de seguridad el arroyo Calzas Anchas en escenarios de emergencia, rehabilitando el canal, que acusaba un proceso de deterioro progresivo por los episodios de fuertes lluvias.

Carlos Toscano ha subrayado la importancia de las actuaciones acometidas por la CHG en el arroyo “para solucionar un problema histórico, como el de las riadas, con los consiguientes daños en el entorno en épocas de crecidas del arroyo” y ha agradecido el compromiso del Gobierno con las inversiones realizadas para garantizar la seguridad de las poblaciones afectadas por las inundaciones.

 

Por su parte, el presidente de la CHG ha indicado que con estas actuaciones se pretende “beneficiar a los ciudadanos y ciudadanas de Utrera en materia de inundaciones”, un objetivo que se está cumpliendo gracias “al buen entendimiento entre las administraciones implicadas”. Además, ha recordado que se están movilizando 2,1 m€, “que supondrán la resolución definitiva a los desperfectos ocasionados por las últimas avenidas, lo que garantizará no solo la vida útil de la infraestructura, sino la seguridad de los vecinos frente a las avenidas e inundaciones”.

Por último, José María Villalobos, ha agradecido “la rápida reacción de la Subdelegación del Gobierno y de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir una vez que desde Utrera le avisamos de los desprendimientos que se estaban produciendo”. En ese sentido, ha puesto el énfasis en “la importancia que tiene la colaboración entre todas las administraciones, ya que al final, los que salen beneficiados son los ciudadanos”.

En estos trabajos se contemplan, entre otras actuaciones, el apuntalamiento de los hastiales del encauzamiento y el refuerzo inferior de los mismos, acorde a los daños detectados no solo hasta de la licitación de la obra en 2019, sino hasta la actualidad, gracias al modificado aprobado por el organismo de cuenca el pasado mes de febrero para hacer frente a los desperfectos registrados tras su adjudicación.

Además, para alargar la vida útil de la infraestructura, se está desarrollando el pasivado de las armaduras para frenar la pérdida de acero, actuación fundamental para garantizar la seguridad del encauzamiento que no estaba contempladas en el proyecto original.

Al término de los trabajos, previstos para el próximo mes de junio, la CHG habrá actuado a lo largo de 1.940 metros de cauce -1637 metros de apuntalamiento y 303 metros incluidos en el modificado de renovación integral, con una inversión de 2,2 millones de euros.