La Comisión Especial de Seguimiento COVID-19 se ha reunido esta mañana en una sesión extraordinaria convocada por el alcalde de Utrera, para tratar un único punto del día: Feria de Utrera 2020.

Todos los miembros de la comisión, en la que están representados los tres grupos municipales,  han acordado, de manera conjunta y unánime, la suspensión de la Feria de Nuestra Señora de Consolación, las ferias de las tres pedanías y la preferia 2020.

El alcalde de Utrera, José María Villalobos, ha explicado los contactos y reuniones que se vienen manteniendo desde hace meses con todos los sectores empresariales implicados en la feria: caseteros, empresas de catering, feriantes, empresas textiles y de moda, para conocer su opinión, posicionamiento y preocupaciones sobre el tema. Todos consideran que lo más prudente es la suspensión de la feria por razones de seguridad sanitaria.

También ha influido en la decisión la situación del resto de ferias de la provincia. La gran mayoría de pueblos han suspendido sus ferias por lo que celebrar la de Utrera supondría un riesgo aún mayor de concentración de personas, lo que convertiría la feria de Utrera en un foco de contagio imposible de controlar.

También se ha acordado suspender la feria sin ningún tipo de alternativa que la sustituya, ya que se considera importante que la Feria de Consolación no pierda su identidad y su esencia, manteniéndose tal y como todo el mundo la conoce.  

La comisión manifiesta “su pesar por la cancelación de nuestra fiesta mayor  y por las consecuencias económicas y emocional que puede tener para el pueblo de Utrera”. También recalca que el interés general y la salud pública prevalece por encima de todo lo demás, por lo que “creemos que esta es decisión más responsable, lógica ay coherente que podemos tomar”.