Las negociaciones con la entidad financiera propietaria de las 42 viviendas han sido lideradas por el alcalde de Utrera, José María Villalobos. Como resultado, se ha bajado el precio de esta promoción de la quebrada empresa municipal PRODUSA, de más de un millón de euros iniciales a tan solo 250.000 euros. 

Así, el Pleno Ordinario del mes de marzo, el Ayuntamiento de Utrera se subroga al préstamo hipotecario por valor de 250.000 euros. La aprobación en el Pleno es un paso previo y necesario para el otorgamiento de la escritura de compraventa de tales viviendas y subrogación por parte del Ayuntamiento en el préstamo hipotecario existente sobre las mismas a favor del BBVA. En ese sentido, esta operación que lleva fraguándose desde 2016, se cierra por una cifra casi 5 veces inferior a la inicial.

María José Ruiz ha recordado que “seis años después de la salida de Francisco Jiménez de la alcaldía de Utrera, el equipo de gobierno socialista sigue solucionando todos los agujeros negros que nos dejaron en herencia”. En este caso, tres promociones con cientos de familias utreranas viviendo en ellas, en riesgo de caer en mano de los fondos buitres.

Ruiz ha explicado que “gracias a una gestión seria y responsable, velando por los intereses de la ciudadanía, puede dar como resultado esta operación gracias a la cual 42 familias podrán a partir de ahora dormir en paz”. Ruiz ha recordado que “no es la primera promoción que Jiménez dejó a punto de caer en manos de personas que ven las viviendas sociales como una inversión y que Villalobos rescató; ya que en 2016 se hizo lo propio con más de 50 viviendas de Brigadas Internacionales”. Para concluir, ha declarado que “por desgracia, la política de viviendas en los últimos años se está basando en rescatar viviendas por culpa de la gestión andalucista de estas”.