A pesar de los cierres perimetrales y las restricciones de movilidad la exposición conmemorativa de los 500 años de la Ermita de Consolación ha tenido una gran acogida por utreranos y visitantes de toda la provincia. 

La exposición El Tesoro de la Virgen, donde habita el Consuelo cerró sus puertas al público este domingo 4 de abril después de recibir más de 9000 visitas desde el pasado 12 de diciembre. A pesar de tener que cerrar sus puertas durante la tercera ola de la pandemia que vivimos tras la navidad, cientos de utreranos han acudido al Centro Cultural Casa Surga para disfrutar de una muestra que recorría los 500 años de historia del Santuario de Consolación.

La exposición estaba compuesta por tres espacios diferentes que creaban un itinerario especial en torno al Santuario y su historia y que permitía visualizar con el apoyo de paneles cronológicos y explicativos, fotografías y enseres como, desde 1520 hasta hoy, la historia del Santuario de Consolación es también la historia de Utrera.

El recorrido comenzaba en el Santuario de Consolación, donde se podían visitar los elementos claves que llevaron a fundar la ermita justo en este lugar: el pozo y la palmera y continuaba por el Paseo de Consolación, donde se instalaron 32 placas dedicadas a las hermandades filiales que ha tenido Consolación a lo largo de su historia. Y concluía el recorrido en el Centro Cultural Casa Surga, con una exposición dividida en 12 estancias que plasmaba la riqueza material, espiritual e histórica  de Consolación. Haciendo un recorrido por los 500 años de existencia del Santuario desde que, en 1519 el papa León X otorgara una bula fundacional al utrerano Antonio Barreda para la construcción de una ermita, hasta este 2020 con la restauración del retablo mayor.

“La unión de historia, arte, cultura, devoción, tradición y costumbre han hecho que esta exposición ofrezca una visión transversal de la propia ciudad, dada la convergencia de distintos ámbitos, épocas y mentalidades en torno a la figura del Santuario de Consolación, que junto a la Virgen de Consolación, son los principales y más venerados símbolos de Utrera” ha declarado José María Villalobos, alcalde de Utrera, en su balance de esta histórica exposición que clausuramos.