Tras un año cerrado a causa de la pandemia por coronavirus, esta semana vuelve a abrir sus puertas para acoger a todos los centros escolares de Utrera.

En febrero de 2020 en Centro de Educación Víal “Concejal Andrés Campos” reabrió sus puertas tras una remodelación y modernización de las instalaciones. En el acto de inauguración acompañaron al alcalde de Utrera el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, la jefa provincial de Tráfico, Ana Luz Jiménez, el Teniente Jefe del Destacamento de Tráfico de Utrera y el Teniente Jefe del Puesto Principal de Utrera. Todos resaltaron la calidad de las instalaciones con las que cuenta Utrera y la importancia que tiene la educación víal en la formación de los peatones y conductores del futuro.

“La formación vial para niños y futuros conductores tienen un papel primordial de cara a generar en la sociedad comportamientos responsables y a enseñar a reconocer y evitar situaciones de peligro” ha declarado José María Villalobos, alcalde de Utrera. Esta es una apuesta mas del Ayuntamiento de Utrera en el diseño del proyecto de Smart City que pretendemos implantar en Utrera. En este espacio se concentran algunas de nuestras principales políticas en esta materia: promover el transporte público, el uso de la bicicleta, respeto al medio ambiente, aprender a convivir cívicamente como conductores y peatones, respeto a las normas” ha continuado Villalobos.

El centro de Educación Vial ofrece numerosas actividades de educación vial para el alumnado de primaria y, desde su inauguración en 2002, se ha convertido en un referente en la provincia. El centro de Educación Vial tiene una superficie de 2.000 metros cuadrados, está provisto de un aula de usos múltiples, almacén, oficinas y aseos, así como de una pista con gradas para espectadores y una pista infantil de tráfico con un circuito de carretera, pasos de peatones, señalización, marcas viales para poner en práctica todo lo aprendido durante las clases teóricas.

Durante el pasado año se ha vio sometido a una profunda reforma y modernización, dotándolo de nuevos vehículos, material didáctico y lúdico relacionado con la seguridad vial. Se ha elaborado una cuidada programación didáctica para ofrecer una enseñanza de calidad a todos los niños que pasen por allí.  La formación teórica se completa en las pistas con un aprendizaje práctico con karts eléctricos, triciclos, bicicletas y patinetes.

“El proyecto educativo que hemos puesto en marcha está orientado a educación infantil y primaria, el objetivo es que aprenden a identificar las señales de tráfico y la correcta ejecución de su significado, así como las normas básicas de comportamiento en la circulación como usuarios, como peatones, ciclistas o pasajeros” ha explicado la delegada de educación, Violeta Fernández, “se trata de una formación “dirigida a inculcar valores y buenos hábitos en seguridad, para contribuir a una movilidad más segura y sostenible”.