El Ayuntamiento consolida en 2021 todas las bonificaciones fiscales y mantendrá los fraccionamientos y facilidades de pago para que “familias y empresas no asuman el coste de la pandemia”.

“Vamos a congelar de la totalidad de los impuestos y tasas municipales para el próximo ejercicio 2021”, así lo ha detallado el alcalde de Utrera, José María Villalobos, “tenemos un compromiso con la ciudadanía y con el tejido empresarial utrerano, somos conscientes de las dificultades que esta crisis está acarreando y no queremos aumentar la presión fiscal a familias y empresas”.

Esto supone el mantenimiento de los precios públicos, con lo que las actuales ordenanzas fiscales continuarán vigentes sin variación en todas las posiciones tributarias. Se van a consolidar todas las bonificaciones fiscales existentes, así como las medidas destinadas a facilitar el pago de las obligaciones tributarias.

Esto afecta a todos los impuestos municipales, como el recibo de la contribución (IBI) o las liquidaciones de Vehículos, Plusvalías, Construcciones o el IAE (Impuesto de Actividades Económicas). También permanecen inalterables las tasas municipales.

El alcalde de Utrera ha recalcado que es prioridad de su equipo de gobierno mantener un ayuntamiento sin déficit y con servicios públicos de calidad, “los utreranos van a seguir recibiendo todos los servicios públicos de su ayuntamiento sin ver mermado ni recortado ninguno de ellos. Además aumentaremos las prestaciones a aquellos que más lo necesitan en estos momentos”.

Para concluir, el regidor ha recordado que “el equipo de gobierno del mandato anterior bajó el IBI por primera vez en la historia democrática del Ayuntamiento de Utrera”. Además, el resto de años desde su llegada a la alcaldía en 2015 “la norma ha sido la congelación de las tasas municipales, excepto una actualización de las tasas de vado y de los sellos del coche que tuvo lugar el año pasado y que vino acompañada de  una bonificación de los coches ecológicos”. Además, durante este año se aplazó el cobro de todas las tasas e impuestos municipales a julio, y se suspendió el cobro de basura y veladores a aquellos comercios que no pudieron abrir durante el primer estado de alarma”.