Tras años de gestiones administrativas por parte del gobierno de José María Villalobos hoy arrancan las obras del nuevo colegio. 

“Por fin se empieza a construir el colegio de La Mulata. El principal reclamo de Utrera en materia educativa y que se hace realidad gracias al empuje del equipo directivo y toda su comunidad educativa” ha declarado esta misma mañana José María Villalobos “es una satisfacción colectiva, producto de haber superado todas las dificultades que han ido apareciendo durante los últimos nueve años. Ya en septiembre de 2018, cuando dimos a conocer el proyecto a la comunidad educativa, sabíamos que el colegio se iba a construir sí o sí” ha continuado el alcalde de Utrera.

José María Villalobos, acompañado de la delegada de educación Violeta Fernandez, la delegada de urbanismo, Llanos López, el delegado de presidencia, José Manuel Doblado, la directora del Ceip Al-Andalus y miembros del AMPA, han querido estar presentes hoy en el inicio de las obras. “Quiero agradecer el compromiso de las madres que desde hace años se han movilizado para que el colegio sea una realidad” ha concluido Villalobos.

El comienzo de las obras de este colegio es la culminación de un proceso lento y burocrático en el que ha estado  implicada, ademas del equipo de gobierno de Villalobos, toda la comunidad educativa de Utrera, “especialmente el AMPA y el claustro del colegio Al Andalus, que siempre ha mostrado su apoyo y paciencia al trabajo que el Ayuntamiento de Utrera  ha realizado con ahínco y perseverancia” ha dicho Violeta Fernández, delegada de educación, en diversas ocasiones a lo largo del mandato pasado y al inicio del actual. 

El colegio tendrá dos líneas con una capacidad de 450 plazas escolares y dispondrá de un total de 18 aulas. Estas se repartirán entre seis aulas de educación infantil y doce de primaria. Además, contará con instalaciones deportivas, servicio de comedor, almacén general, aseos para personal no docente, cuarto de limpieza y basura e instalaciones. Además, la zona administrativa contará con despachos para la dirección, jefatura de estudios y secretaría y archivo. Asimismo, sala de profesorado con aseos docentes, sala para la asociación de madres y padres del alumnado, conserjería y reprografía. Es decir, los propios de un centro de tipología C2. El colegio de La Mulata estará ubicado en una parcela de unos 11.063 metros cuadrados.

El presupuesto para su construcción está ligeramente por encima de los tres millones de euros, siendo el plazo de ejecución de 12 meses. Será una unión temporal de empresas (UTE), formada por Sardalla Española y Sólido Obras y Mantenimiento, la encargada de la construcción del colegio.